Correcta caracterización indirecta para personajes

2831960 scaled - Correcta caracterización indirecta para personajes
2831960 1024x683 - Correcta caracterización indirecta para personajes
Artista

En esta primera entrada os traemos un ejemplo de una correcta caracterización indirecta de personajes. Será Marga, alumna del Taller de Escritura Creativa II: ‘Técnicas y oficio del escritor’, quien generosamente prestará su texto para ejemplificar nuestro debut en este tipo de publicaciones:

Yago leía conmocionado la noticia en el periódico sobre el desastre del Prestige, le dio un trago a su licor de guindas y sacó de debajo de la barra su pipa de ébano, vieja amiga desde hacia sesenta años. Mientras fumaba, observaba a los clientes que en un silencio agradecido tomaban sus cafés. Miró hacia la calle y vio pasar a Barba Roja —así llamaban a Antón desde el día que un anzuelo no sirvió para pescar un pez sino su ojo izquierdo—.
—¡Antón! —le gritó Yago— párate un instante, entra a saludar, tómate una queimada, suelta las cañas y los carretes. Vamos a charlar, ¡no andes con la prisa en los zapatos!

La caracterización indirecta de un personaje consiste en dar información intrínseca a este pero sin decirla directamente. Por tanto, nos sirve al propósito fundamental de la obra literaria: muestra, no expliques. Las explicaciones son válidas para manuales de instrucciones o para la lengua normal, no para la lengua literaria. Esta máxima será retomada de seguro en más ocasiones y con más profundidad, pero para no extendernos demasiado, retomemos el texto de Marga.

Cuando nos iniciamos en su lectura, lo primero que leemos es Yago, un nombre peculiar que quizá algunos lectores sepan en qué parte de la geografía es más común encontrárselo; es un dato vago, pues no certifica forzosamente dónde tiene lugar la escena. Lo siguiente que encontramos es desastre del Prestige. Bien, ahora sí que hemos avanzado algo más, pues nos está dando un dato espacio-temporal inequívoco: el accidente del Prestige ocurrió en 2002 frente a las costas de Galicia. Además, hay un matiz en el que reparar, y es que quizás la palabra desastre no es baladí; si bien cualquier persona podría hacerse eco de esa realidad de forma semejante calificándola de desastre natural o ecológico, también podemos pensar que la palabra no apunta al hecho solamente, sino al hecho observado por Yago, para quien quizás es un desastre (además de para mucha gente) porque le toca muy de cerca, pues leía conmocionado. Esto es hacer conjeturas, y es algo que sucede al leer. La conjetura es buena porque hace que el lector ponga de su parte, piense de forma activa y no sea un mero espectador de hechos. Toma parte en el texto como un detective que reúne pistas.

La conjetura implica que el lector toma parte activa y deja de ser un espectador pasivo

Habremos de conjeturar también, que si la escritora nos lo ha puesto en primer plano, quizás es por algo (futuro enlace). Como quizá no tenemos certeza de la procedencia del nombre del personaje y tampoco si ese «desastre» lo es en general o en particular, continuamos con esas conjeturas nadando rápida y tímidamente en la consciencia hasta toparnos con licor de guindas (típico de una zona concreta), más tarde con anzuelo y pez (contexto de pesca), y para finalizar Antón, queimada, cañas y carretes, y ocurre que: se nos refuerza el citado contexto de pesca, se nos certifica un segundo nombre oriundo de Galicia y un segundo dato gastronómico típico de allí.

Una vez aquí lo más probable es que la mayoría de los lectores lleguen a esta conclusión: los personajes están en Galicia en el año 2002 y se han visto muy tocados de cerca por el desastre del prestige, no solo a nivel vital (contaminación y pesca) sino a nivel emocional por ver su entorno natural dañado y una habitual ocupación profesional allí —modo de vida más bien— amenazada. Lo sorprendente de llegar a tales conclusiones es que la escritora no nos ha dicho nada de eso. Esto es caracterización indirecta de personajes. Esto es mostrar en lugar de explicar, porque a través de una sutil estrategia, hábilmente se ha zafado de lo fácil e inmediato, de lo prosaico que sería explicarlo de forma directa, mucho menos elegante, eficaz, y por supuesto, menos literaria.

En este caso, Marga, que ni es Gallega ni tiene familia de allí, conocía un par de datos, por lo que del resto se documentó para poder sugerir esta caracterización indirecta de forma coherente.

Si tienes algo que añadir o alguna pregunta, no dudes en dejarla abajo en los comentarios. Si te ha gustado el artículo puedes valorarlo o compartirlo. Sería de agradecer 🙂

Consulta también:
Taller de Escritores de Granada
Felicidad Clandestina – Podcast de literatura y cultura por César Requesens
Máster propio en Creación Literaria (UGR)

Summary
2831960 1024x683 1 - Correcta caracterización indirecta para personajes
Article Name
Correcta caracterización indirecta para personajes
Description
✅ Veremos un ejemplo de como se hace una correcta caraterización indirecta para personajes y la profundidad que aporta esta técnica a un texto literario.✅
Author
Publisher Name
Taller de Escritura Creativa Online
Publisher Logo
error: Protección anticopia